El deportista extremo Eskil Rønningsbakken y su última hazaña sobre una bicicleta: desciende de espaldas al puerto de Trollstigen (Noruega) a una velocidad máxima de 80 km/h, con lluvia y con el tráfico abierto.

Una auténtica locura.! (Esperamos no le haya pasado nada)